dimecres, 23 de maig de 2012

[Fuera de Juego] Fútbol y Política

Poco tiempo le ha faltado a la presidenta de la Comunidad de Madrid, la Espe, para echar leña al fuego acerca de la Final de la Copa del Rey, que tendrá lugar este viernes en el estadio Vicente Calderón, en Madrid.

Óbviamente las respuestas no se han hecho esperar, incluso de los componentes de su mismo partido. Las respuestas más nombrosas coinciden en que sus palabras no son más que una cortina de humo para tapar los problemas de solvencia que acarrea su comunidad y las impopulares (irónico que su partido sea el popular) medidas económicas.

Tiene huevos la cosa que ella misma y sus afines del Tribunal Supremo de Madrid hayan dado permiso a una manifestación de la derecha más ultra, rancia y casposa con un lema que dice algo parecido a "una nación, una bandera", y que pasará cerca de las zonas destinadas a los aficionados barcelonistas. Tiene huevos que la que ha hecho esto diga luego que deporte y política no se deben mezclar.

En realidad, en este país el deporte, y más concretamente el fútbol está de forma cubierta o descubierta, politizado.

Por ejemplo, distintos clubes, sobre todo de pequeñas localidades si bien hay grandes ciudades que no son excepción, han aprovechado contactos con políticos de turno para embolsillarse suculentas comisiones en las que el ayuntamiento recalifica terrenos y los cede baratos, baratos al club de la localidad y se construyen estadios y demás con un presupuesto hinchado. Al fin y al cabo ya lo dice el nombre: ayuntamiento - hay untamiento.

Mezclando política y fútbol, está la ley que apacigua el ganado que es, y ahora generalizaré bastante, la población corta de miras, paleta y poco culta, a la que le dan un partido en abierto un día a la semana y un Clásico cada temporada y no se rebota contra los gobernantes. Ya lo dice mucha gente: los políticos podrán hacer leyes que hagan más precario el trabajo, leyes que permitan a los ricos ser más ricos, a los niños ser más incultos, más dependientes y más psicológicamente frágiles, pero... ¡Ay de aquel que ose tocar el fútbol!

Otra de fútbol y política. El Real Madrid cobra unos milloncejos de nada para dar a conocer España. La decisión proviene del gobierno, de alguno de los ministerios que no recuerdo. ¡Toma no mezclar fútbol y política!

Cuando juega la selección española hace de "buen español" que cuando la Roja gana a alguna de las potencias económicas, por ejemplo USA, Francia o Alemania, se critica que en estos sitios que "teóricamente" se vive tan bien y va tan bien todo su selección nacional sean unos paquetes. Cabe decir que para el "buen español" no hay mejor sitio para vivir que España y aprender otros idiomas es una pérdida de tiempo.

Relacionado con esto viene lo de las selecciones de fútbol de las Comunidades Autónomas. Como la Roja no está lo suficientemente politizada, después aparecen los catalanes y los vascos que quieren selección nacional propia y los sectores más rancios, casposos y nacionalistas madrileños/centralistas saltan con no mezclar fútbol y política.

También se mezcla fútbol y política cuando los medios de comunicación deportivos estatales hacen el típico símil Madrid/España vs Barça/Catalunya, y claro después los "buenos españoles" que se lo creen todo dicen lo que dicen y hacen lo que hacen, y los catalanes igual.

En fin, que el uno por el otro y la casa sin barrer.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada